Ni las ratas

Cuando los que asesinan el bien común con el cuchillo del egoísmo más abyecto son quienes han sido elegidos por el pueblo precisamente para custodiarlo, asistimos a una de las manifestaciones más dramáticas de corrupción y destrucción del orden natural. Muchas especies animales son incapaces de algo así. Ni las ratas.

Absurdo

La realidad habla, los hechos van demarcando una línea y son indicadores. ¿Qué sentido tiene mantener un curso de acción cuando los hechos demuestran que es inefectivo?